¿Qué demuestra en verdad la tasa de desempleo?

Seguro usted, al igual que yo, se ha preguntado varias veces cómo así la cifra oficial de desempleo es baja (entre 3% y 5%) si tiene más de un familiar, amigo o conocido que no encuentra un trabajo fijo o estable. Y si es tan baja, por qué 3 de cada 10 ecuatorianos piensan que el desempleo es uno de los principales problemas del país[1]. En este artículo expondré qué está detrás del cálculo de la cifra oficial de desempleo y algunas alternativas para considerar.

Según las estadísticas oficiales de Instituto Ecuatoriano de Estadística y Censos (INEC), de 7’831.981 personas activas y dispuestas a trabajar[2] en Ecuador solo 416.882 (5,3%) no tienen empleo. Es decir que de cada 100 personas laboralmente activas (trabajando o buscando trabajar) que usted conozca solo 5 no tienen empleo. O lo que es igual, el 95% sí tiene empleo. ¿Podríamos estar mejor?

Veamos un poco más a fondo. Para empezar, la definición de desempleo según el INEC:

“Personas de 15 años y más que, en el período de referencia, no estuvieron Empleados y presentan ciertas características: i) No tuvieron empleo, no estuvieron empleados la semana pasada y están disponibles para trabajar; ii) buscaron trabajo o realizaron gestiones concretas para conseguir empleo o para establecer algún negocio en las cuatro semanas anteriores.”[3]

En la práctica, y para efectos de la encuesta y cálculos del INEC, esto se traduce en ¿Trabajó al menos 1 hora la semana anterior (del día que se hace la encuesta)?[4] La respuesta (sí o no) a esta simple pregunta define si un trabajador está desempleado o empleado. Básicamente un desempleado en Ecuador es alguien que trabajó menos de una hora en la semana. O dicho de otra forma si usted trabajó 61 minutos o más en toda la semana no es considerado como desempleado, usted tiene trabajo.

Queda claro por qué la tasa de desempleo es baja. Pues aunque la lógica nos haga suponer que tener empleo es trabajar de lunes a viernes a tiempo completo y con un salario fijo, la estadística oficial no lo considera así. Pero es una metodología generalmente aceptada, así se mide el desempleo en la gran mayoría de países del mundo. Esto hace fundamental considerar lo que nos dice la tasa de empleo pleno (o adecuado), que en Ecuador es del 41%. Solo 4 de cada 10 tienen un trabajo estable con el que se sienten “conformes”. O visto desde la otra orilla 6 de cada 10 ecuatorianos laboralmente activos no tienen un “buen” trabajo o están desempleados.

Por esta razón propongo algunas mediciones adicionales. Algún tiempo atrás leí una crítica parecida a esta medición en los EE.UU.[5] y quise replicarla para Ecuador con la información disponible en las bases de datos de la ENEMDU del INEC.

Básicamente establecí “niveles de desempleo” considerando el número de horas trabajadas en la semana y la disposición a cambiar de trabajo para trabajar más. No consideré a quienes quieren trabajar más en su mismo trabajo asumiendo que están parcialmente satisfechos con sus empleos. Hice estos supuestos considerando que una persona que trabaja hasta 2 días (o 16 horas) a la semana difícilmente se considere a sí misma empleada pues no completa ni siquiera una jornada a medio tiempo.

Los resultados son los siguientes:

desempleo por niveles

Fuente: Base de Datos ENEMDU. Elaboración propia.

Es decir, si consideramos como desempleadas las personas que trabajan solo 16 horas (o 2 días completos) a la semana, la tasa llega al 9,2% (720.542 personas). Del mismo modo, tomando en cuenta las que solo trabajaron 12 horas la tasa sería del 8%. Mientras que si se consideran solo 8 horas sería del 6,8%.

Como se ve, la tasa de desempleo es en realidad una medida de las personas que cumplen los parámetros de un determinado perfil laboral. No necesariamente revelan la condición real del mercado, todo depende del criterio con el que se definan los parámetros.

Surgen muchas preguntas entonces: ¿Cuándo una persona puede ser considerada desempleada? ¿Cuántas horas de trabajo son necesarias para ser considerado como alguien que tiene empleo? ¿Es correcto que un desempleado que “cachuelea” y trabaja al menos una hora a la semana no sea considerado por las estadísticas como desempleado?

Bien utilizar la metodología internacional, pues eso ayuda a comparar resultados. Sin embargo, considero que los hacedores de políticas públicas deberían explorar más a fondo las cifras y ser más ácidos (no más laxos) en sus análisis y propuestas. La cifra que preocupa son esos 4,6 millones de ecuatorianos que no tienen un empleo de calidad. Recuerden: 6 de cada 10 de sus amigos en Ecuador no tienen empleo o desean trabajar más y en mejores condiciones. Eso es lo realmente crítico.

[1] ¿Cuáles son los principales problemas del país?, Cedatos. Marzo de 2016.

[2] Población Económicamente Activa (PEA) a junio de 2016.

[3] Indicadores laborales a junio de 2016.

[4] Pregunta N° 20 del formulario de la Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo (ENEMDU) disponible aquí.

[5] “What the Unemployment Rate Shows”, The Wall Street Journal

Anuncios

Un comentario en “¿Qué demuestra en verdad la tasa de desempleo?

  1. Buen artículo, porque aclarás que es la forma de mentirnos “como si se tratara de un niño” al cual le dices que la redondez de la luna es como el queso maduro.

    Aunque me queda una duda por lo dicho en medios de comunicación sobre el pago a proveedores ya que existen muchas personas que tienen trabajo pero no están recibiendo el pago de su salario, porque sencillamente las empresas tampoco tienen dinero.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s