“La Ley del perro del hortelano”

El pasado 20 de abril entraron en vigencia en Ecuador las reformas al Código Laboral y a la Ley de Seguridad Social propuestas por el presidente Rafael Correa. Seis reformas son las más relevantes: (1) la eliminación del contrato a plazo fijo, (2) el límite en la participación de utilidades de los trabajadores, (3) el límite a las brechas salariales para empresas según su sector, (4) el despido ineficaz para mujeres embarazadas y líderes sindicales, (5) la incorporación de los trabajadores no remunerados del hogar al Seguro Social Obligatorio, y (6) la eliminación del 40% de aporte estatal específico a las pensiones jubilares.

Para el oficialismo, esta reforma es su más importante conquista laboral y social en ocho años de Gobierno. De acuerdo a su visión, con los cambios realizados se promoverá el empleo y la justicia social en el país.

Sin embargo, en realidad las reformas contribuyen a la rigidez del mercado laboral y perjudica no solo a empresarios sino a trabajadores. Pero antes de analizarlo consideremos algunas cifras relevantes sobre empleo en el Ecuador.

De acuerdo a las más recientes estadísticas, en el primer trimestre de 2015 el desempleo en el país fue de 3,8%. A esto se suma el 52,1% correspondiente al empleo inadecuado, que en términos sencillos son los que no cuentan con un trabajo fijo, a tiempo completo, o con un sueldo de al menos el salario mínimo. Juntos suman más de 4,1 millones de ecuatorianos sin empleo adecuado (56%). Estas cifras son compatibles con el 59% que trabajan en la informalidad. Pero yendo más a fondo ¿cuál es el perfil del desempleado en Ecuador? De la información proporcionada por el INEC se puede determinar que un desempleado “tipo” tiene entre 18 y 29 años, afecta un poco más a las mujeres que a los hombres, el 36% tiene título de bachiller y el 25% universitario, tiene un ingreso promedio mensual de $60, y no ha trabajado por casi 5 meses. Es decir, que los principales afectados son los jóvenes colegiales o universitarios preparados en busca de su primera oportunidad laboral.

Ahora bien, ¿qué provoca la eliminación del contrato a plazo fijo? Con la eliminación del contrato a plazo fijo, la oportunidad de los trabajadores de adaptarse a su trabajo se reduce de un año a tres meses. Antes, el empleador podía esperar hasta el primer año para tomar una decisión sobre la continuidad de su empleado dado que el costo de despedirlo al año era reducido. Con la reforma, el empleador deberá adelantar esa decisión a los 3 meses puesto que después de eso la indemnización de quien lleva trabajando 3 meses será igual a la de uno que lleva 3 años. Es decir que se igualan las indemnizaciones por despido para todos los casos luego del período de prueba y hasta los 3 años de relación laboral. Esta situación perjudica tanto al trabajador como al empleador, no da trabajo, ni deja trabajar.

Indemnización por despido según el tiempo de trabajo

indemnizacion despido

Por otro lado, con el límite de 24 salarios básicos en la participación de utilidades el Estado busca tomar una tajada del 15% que se destinaba solo a los trabajadores y sus familias. El excedente irá directamente al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), una institución del sector público caracterizada por financiar con préstamos el déficit presupuestario del Estado. Pero la participación de los trabajadores no se da solo en Ecuador. En Latinoamérica varios países reparten utilidades a sus trabajadores con diferentes modalidades y límites. Entre ellos están Perú (10% de las utilidades), México(10%), Venezuela (15%), Chile (30%) y otros.

En Perú, por ejemplo, la participación de las utilidades, que está ligada a la actividad empresarial, los días trabajados y el sueldo, también posee un límite de 18 remuneraciones mensuales vigentes. Sin embargo, el excedente se destina al Fondo Nacional de Capacitación Laboral y Promoción del Empleo dedicado a financiar proyectos privados de capacitación y promoción del empleo. Más allá del límite en las utilidades, que evidentemente afecta en los incentivos de los trabajadores para ser más productivos, la visión de financiar actividades públicas o privadas marca la diferencia con Perú. Allá el dinero se destina al fortalecimiento del trabajador través del sector privado, aquí a incrementar los recursos de la seguridad social que financia al Estado. El límite a utilidades no da trabajo, ni deja trabajar.

Por último, aunque el límite a las brechas salariales para empresas según su sector y el despido ineficaz para mujeres embarazadas y líderes sindicales tampoco dan trabajo ni dejan trabajar, quisiera centrarme en las reformas al IESS. En primer lugar, la incorporación de los trabajadores no remunerados del hogar al IESS asegurará un ingreso neto de más de $46 millones al mes ($562 millones en el 2015) para el IESS si logra afiliar las 1,8 millones de amas de casa. Eso sin considerar que el tiempo de aportación para lograr una jubilación será de 20 años sin ninguna otra contraprestación de por medio durante ese lapso. Y segundo, la eliminación del 40% de aporte estatal específico a las pensiones jubilares, pone en serio riesgo las pensiones de los actuales jóvenes aportantes que quien sabe si recibiremos nuestras pensiones en 20 años.

Aporte mensual de los hogares al IESS según nivel de ingreso

aportes iess reflab

Es así como la famosa Ley Orgánica para la justicia laboral y reconocimiento del trabajo en el hogar afecta a toda la masa laboral del país. No da trabajo al joven e inexperto desempleado que busca su primera oportunidad, y que si la encuentra tendrá solo tres meses para ganarse al jefe. No ayuda al subempleado que siendo economista o abogado tiene que piratear por las noches para llevar el pan a su casa. Mucho menos al que tiene empleo, que tendrá que truncar su aspiración de aumento salarial ya que ni el gerente podrá ganar lo que merece. Peor las amas de casa, quienes tendrán que financiar por 20 años al IESS a costa de menos dinero en su bolsillo. Y no hablo de las embarazadas, pues ayer me enteré que seré padre y ya estoy preocupado porque el contrato de mi esposa vence en junio y con tres meses de embarazo dudo que la vuelvan a contratar.

Alguna vez escuché que “el perro del hortelano no come ni deja comer”. En Ecuador ya tiene ley, la “Ley del perro del hortelano, ni da trabajo ni deja trabajar”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s